Skip to content

Declaración de fe

Bible

Autoridad

Creemos que los 66 libros del Antiguo y Nuevo Testamento están escritos por autores humanos, bajo la guía sobrenatural del Espíritu Santo. Es la única revelación escrita de Dios. Por lo tanto, es sin error y la autoridad final de lo que creemos y cómo vivimos. (2 Timoteo 3:16,17; 2 Pedro 1:20,21)

Hearts

Trinidad

Creemos en un solo Dios, el creador del universo, que existe eternamente en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo, coidénticas en naturaleza, coiguales en poder y gloria. (1 Timoteo 2:5; Efesios 4:6; Juan 1:1; Hechos 5:3,4)

Creemos que el Hijo retuvo su deidad cuando se hizo hombre a través de una concepción milagrosa y un nacimiento virginal. Vivió sin pecado y murió como nuestro sustituto. El Padre mostró que aceptó este sacrificio por la resurrección corporal. Cristo ascendió al cielo, donde es nuestro mediador, intercesor y abogado. (Juan 1:1,2,14; Lucas 1:30-35; 1 Pedro 2:24; Hechos 1:9,10; Rom. 8:34)

Creemos que el Espíritu Santo convence al mundo de pecado, justicia y juicio. Él es el agente sobrenatural en el nuevo nacimiento. Él bautiza a todos los creyentes en el Cuerpo de Cristo, vive en ellos y les enseña. (Juan 16:8; Romanos 6:3,4; Efesios 1:13,14; 1 Juan 2:27)

Snake

Naturaleza del pecado

Creemos que los seres humanos son creados a imagen y semejanza de Dios. El pecado de Adán afectó todas las áreas de nuestra vida y nos separó de Dios. Somos incapaces de restaurar nuestra relación original con Dios. (Génesis 1:26,27; Romanos 3:20-25, 5:12)

Creemos que Satanás es una persona, el originador del pecado, que será eternamente castigado. (Job 1:6,7; Apocalipsis 20:10)

Crosses

Salvación

Creemos que Dios ama a cada persona. Se preocupa por la vida humana desde la concepción hasta la muerte. Dios ha tratado con la humanidad a través de la fe a lo largo de la historia, pero la base de la salvación para Israel y la Iglesia ha sido la obra de Cristo. Cristo murió en la cruz por los pecados de cada individuo. La salvación es el regalo gratuito de Dios para todos los que creen que Cristo fue su sustituto por el pecado. (Efesios 2:1-9; Juan 1:12,13; 1 Timoteo 4:10)

Creemos que todos los que aceptan genuinamente a Cristo son salvos y asegurados para siempre por el poder de Dios. Dios nos ha dado esta seguridad a través de Su Palabra. (Juan 6:37-40, 10:27-29; Romanos 8:38,39)

Creemos en dos ordenanzas que tienen valor simbólico, pero ningún mérito salvador. El bautismo, mejor practicado por inmersión, es un testimonio de la fe de una persona en Cristo. La Cena del Señor es una conmemoración de la muerte del Señor. (Mateo 28:19,20; 1 Corintios 11:23-32)

Hug

Discipulado

Creemos que debemos vivir para agradar a Dios en nuestra conducta y asociaciones. Debemos crecer en madurez cristiana por el poder del Espíritu Santo. (Romanos 12:1,2; Gálatas 5:16-26)

Creemos que es nuestra responsabilidad presentar el evangelio y hacer discípulos en todo el mundo. (Mateo 28:18-20)

Creemos que Dios soberanamente otorga dones espirituales para que podamos edificar la iglesia. Los oficios de evangelista, pastor y maestro son suficientes para el ministerio de hoy. Algunos dones como hablar en lenguas, profecía y milagros han disminuido gradualmente. (Romanos 12:4-8; Efesios 4:8-14; 2 Corintios 12:12; 1 Corintios 14;27)

Creemos en una iglesia universal que está compuesta por todos los creyentes desde el día de Pentecostés hasta el rapto. Las iglesias locales están compuestas por creyentes que eligen identificarse con una asamblea en particular. (1 Corintios 12:12-14; Hechos 14:27; Romanos 16:5)

Gate

Eternidad

Creemos que Cristo puede regresar en cualquier momento por aquellos que le pertenecen. La tierra entonces sufrirá un período de juicio antes de que él regrese nuevamente para establecer su gobierno en la tierra. (1 Tesalonicenses 4:13-19; Zacarías 14:1-11; Apocalipsis 22:20)

Creemos que las personas tienen una existencia eterna después de morir. Los que pertenecen a Cristo vivirán en su presencia para siempre. Aquellos que no le pertenecen serán separados eternamente en un estado consciente de miseria, para no ser aniquilados. (1 Tesalonicenses 4:16,17; Apocalipsis 20:11-15)